EXIGENCIAS DE LUZ DE LAS ORQUÍDEAS

Hablar de cuanta luz necesitan las orquídeas es decididamente una bonita empresa y explico porque.
Algunas se conforman con penumbra, otras tienen necesidad de luz abundante pero no dirigida. Muchas orquídeas, durante su evolución han abandonado la tierra para establecer su hábitat ideal sobre los árboles, en busca de mayor luz. Por lo que en términos absolutos podemos decir que la luz es determinante para su crecimiento pero hay variaciones de cantidad según la especie.
En general podemos afirmar que ofreciendo a nuestras orquídeas de piso la mayor cantidad de luz posible no equivocamos. ¿ Cuanta luz necesitan? Desafortunadamente  no hay una única respuesta.
La intensidad luminosa para el crecimiento de la orquídea es comprendida entre 5000 y 50 000 lux* con una gran variabilidad entre especie y especie qué veremos en detalle en las fichas monográficas individuales. En todo caso, para dar una indicación sobre las principales especies que se encuentran en nuestras casas:

  • Phalaenopsis 8 – 12 000 lux;
  • Dendrobium y Odontoglossum 15 – 20 000 lux,
  • Cattleya 20 – 30 000 lux,
  • Cymbidium 30 – 45 000 lux.

* El Lux (lx) es la unidad de medida para la iluminancia o nivel de iluminación en el Sistema Internacional. Un lux Equivale a un lumen/m². Para dar algunos ejemplos: la luz del Sol promedio varia entre los 32 000 lux y los 100 000 lux; bajo los reflectores de los estudios televisivos se tienen unos 1 000 lux; en un despacho luminoso se tienen unos 500 lux; la luz de la Luna es igual a 1 lux.

Para satisfacer estos valores si en la misma casa no hay luz natural suficiente, se recurre a lámparas comunes de neón puestas paralelamente con respecto a lo necesario durante el invierno y la sombra de verano.

Logran gran beneficio si durante la estación calurosa son puestas al exterior. Si crees utilizar esta técnica, es decir, durante el buen tiempo llevarla al exterior y luego reconducirle en casa durante el invierno, adoptáras el truco de adaptar la planta con la variación de entorno.  Para hacer esto, no se saque al exterior hasta cuando la temperatura nocturna esté debajo de 15 a 16°C .  En los primeros días, ténerla fuera de día pero por la noche volver a meterla en casa. Los primeros días la dejas a la sombra y sólo gradualmente la pones a una mayor cantidad de luz.

Ciudado de no exponer al sol directo, especialmente aquel de mediodía y de la tarde que amenazaría con quemar las hojas.

Cuando llega el otoño, seguir el mismo procedimiento es decir, la acostumbras gradualmente al nuevo entorno. Siempre recordár que la luz es fundamental para todas las plantas pero en particular por las orquídeas, en efecto con escasa iluminación crecerán a duras penas y no florecerán viceversa si la luz es excesiva, no florecerán.

Si las orquídeas, están dentro de casa, buscar una posición cerca de los ventanas orientadas al este o a sur-este, qué permiten tener una buena luz durante todo el día. Las ventanas expuestas al sur, o al sur-oeste deben ser evitadas porque son demasiado calientes y poco luminosas.

Si no logras entender si la posición de exposición dentro de casa sea suficientemente luminosa para tu orquídea, un truco podría ser fotografiar aquel rincón sin flash. Si la foto no está clara, entonces cambiar de sitio.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados