Haz un buen injerto de tomate

Las dificultades de los suelos, aumentar los rendimientos y extender el ciclos, son algunos de los retos enfrentados que cada día han llevado a muchos productores a implementar el uso de los injertos.

Con el uso de injerto se logra producir más tiempo en los lugares dónde el calor dificulta extender un ciclo. Además, los injertos le permiten al productor producir cultivos con tamaño y calidad, en suelos que por su uso frecuente pierden actividad y aumentan los problemas de salinidad.

Plántulas para injertar

Este es un punto de mucha importancia ya que los grosores de los tallos del patrón y la variedad deben ser similares. Aquí entra el ojo técnico de quien produce las plántulas.

Es recomendable hacer una prueba de germinación una semana antes de realizar nuestro programa y así se determina los tiempos de cada variedad (patrón/variedad).

Antes de comenzar a injertar, asegúrese que el semillero esté totalmente inocuo, y que su personal esté entrenado sobre los requisitos de inocuidad requeridos para el área de producción de plántulas. No permita que el personal de trabajo en el área de producción de plántulas sea redirigido a otras áreas de trabajo.

El trabajador debe tener un uniforme limpio y desinfectado, que usaría al entrar al módulo (pantalones, camisas, guantes, botas, cofia, etc.). Adicionalmente, asegúrese de restringir el acceso a personas no autorizadas al área. Es importante asegurar que el semillero donde se producen las plántulas esté alejado del área de producción (invernaderos o casa sombra).

Es recomendable no reutilizar las charolas, sin embargo, de ser necesario usarlas, es de suma importancia desinfectarlas con cloro y con sales cuaternarias de amonio. Si existe un historial de presencia de Clavibacter sugiero no utilizar el módulo de producción por uno o dos ciclos.

Si es absolutamente necesario usarlo, debe someterlo a temperatura alta, cerrando cortinas, desinfectando con mucho detalle mallas, pisos, mesas, estructuras, etc.

Corte

El corte debe ser idéntico en ambas plantas (patrón y variedad) a un ángulo de 45 grados, especialmente si no se cuenta con experiencia.

Al portainjerto se le debe dar un corte 2.5 cm por encima del cepellón como mínimo.

Asegure que este corte no quede muy bajo, ya que al plantar podría tener franqueo (pegue al suelo de la variedad y salidas de raíces).

El corte de la variedad y patrón deben ser perfectos y hechos poco a poco, despues deben ser insertados immediatamente a fin de prevenir la deshidratación.

Humedezca la charola con un atomizador, al terminar de injertar. Al acabar el injerto, comienza el proceso de fusión.

Fusión

El proceso de unión inicia del día 2 al 4 después de injertadas las plantas. Mantenga una buena higiene dentro de la cámara de fusión y una iluminación media sin golpe de luz para garantizar un proceso de fusión inocuo y exitoso.

Vele que la humedad relativa sea coservada hasta que finalice la etapa de fusión. De no contar con tecnología para lograr una humedad relativa controlada, cubra las pequeñas cámaras de fusión con un plástico, ayudando así a mantener mejor la humedad. No destape la cámara de fusión si la humedad es normal; en caso de necesitar ventilación, no espere.

Monitoree frecuentemente; si existen zonas con falta de humedad, utilice un atomizador para hidratarlas. El proceso de fusión debe durar de 6 a 7 días. De ahí se lleva al semillero.

Selección de patrón y variedad

Después que el trasplante haya logrado un balance entre el follaje, grosor y raíz, es el momento de separar las charolas por sus grosores en el tallo. Es preferible una planta con poco follaje, con dos hojas verdaderas ya definidas. El grosor del tallo debe ser entre 1.5 mm y 2 mm mientras que en la raíz, el cono debe estar completo y con suficiente raíz.

Preparación para injertar

Debe tener pinzas de diferentes diámetros — un mínimo de 1.5 mm y un máximo de 2 mm — salvo algunas excepciones que llegan a 2.5 mm de diámetro. Antes de comenzar, asegúrese de tener disponible productos para desinfectar las manos del personal (hipoclorito, sales cuaternarias de amonio) y que hayan satisfecho todos los requisitos de inocuidad previamente descritos. Igualmente, sus trabajadores deben tener disponibilidad de agua limpia, preferiblemente purificada.

Las cuchillas que usarán deben ser nuevas y es recomendable desinfectarlas frecuentemente, cambiando cuchilla al cambiar de charolas, o sea, una cuchilla por charola. Las condiciones de la sala de injertar deben ser adecuadas en humedad relativa y temperatura. Sugiero que la humedad relativa sea cerca del 100% y la temperatura entre 22-25°C.

Cuidados a seguir

Después del corte. Recuerde que una vez se realiza el corte, y se unen patrón más variedad, inicia el proceso más delicado de todas las etapas. A este proceso — por ser tan delicado para las plántulas — le llamo “cuidado intensivo.” Este delicado proceso requerirá que el productor se mantenga al tanto de las condiciones de humedad relativa y temperatura, ya que son clave para todo este proceso. Evite transportar lejos las plantas recién injertadas, ya que podrían morir durante el trayecto.

Después de la fusión. A los 4 días la fusión debe estar completada; en caso contrario, debió fallar algún punto dentro del protocolo. A partir de ahí debe comenzar a bajar la humedad relativa de 80 a 85%. Asegure que tenga la iluminación adecuada y que los plásticos comiencen a ventilar más frecuentemente.

En el semillero. Aquí las plantas son aclimatadas antes de ser llevadas al campo. Al llegar al semillero, debe proveerle a las plantas las condiciones adecuadas de temperatura y humedad relativa (28°C y 70% de humedad relativa). Si tiene sombra, es aconsejable ponerla los dos primero días e ir quitándola poco a poco. Al segundo día puede aplicar los fertilizantes y agroquímicos que necesite, cuidando de hacerlo en las horas más frescas. Ya a los 5 ó 6 días de estar en el semillero evalúe si están listas para llevarlas al campo.

Al momento del trasplante. No plante en horas calurosas, optando por hacerlo cuando el clima esté fresco, preferiblemente en las tardes. De tener sombras en los invernaderos o casa sombra, utilícelas los primeros días.

Es recomendable llevar las plántulas en las charolas e ir sacándolas y trasplantándolas. Hágalo con el mayor cuidado posible, poniéndolas en recipiente o huacales con la menor cantidad posible (100 plantas /huacales). Aun durante este proceso, es muy importante que la cadena de higiene no se rompa, de lo contrario, se corren muchos riesgos.

Al realizar el trasplante debe cuidar que no se entierre más arriba del cepellón y evitar que las plántulas queden torcidas. De ninguna manera está permitido realizar aporque o boleo (echarle tierra al tronco). No apriete el tronco de las plantas, pero tampoco los deje flojos.

Injertos para la agricultura

A pesar de existir distintos métodos de realizar los injertos, ésto necesita ir acorde con las necesidades y posibilidades de cada agricultor.

Cada día existen mejores alternativas para seguir produciendo en suelos con problemas de patógenos, por lo que sugiero seguir evaluando variedades con un buen paquete de resistencia y que tengan los requerimientos necesarios para sus necesidades de mercado y de suelo

universidadagricola.com

Artículos Relacionados