La horticultura como actividad agrícola

La horticultura es una actividad agrícola que ha acompañado a la humanidad desde su paso a la vida sedentaria. El cultivo en pequeños espacios de diversos tipos de plantas ha sido siempre una constante en la historia de la civilización. De cara al futuro la horticultura tendrá una gran participación, pues constituye un factor muy importante de la agricultura en las ciudades.

El concepto de horticultura

El término horticultura proviene de dos palabras latinas. La primera es hortus, que significa jardín o huerta. La segunda es cultura, que significa cultivo. Por tal motivo podemos definir a esta actividad agrícola como el cultivo en huertas. Esta definición es la que acepta la Real Academia Española (RAE).

horticultura

En países de habla hispana la horticultura se define como la producción de hortalizas en pequeñas superficies. Sin embargo, en países de habla inglesa el concepto abarca más. La Sociedad Internacional de Ciencias Hortícolas (ISHS, por sus siglas en inglés) incluye otras áreas de estudio. Se trata de la floricultura, la olericultura, la fruticultura, la arboricultura y el cultivo de especies aromáticas y medicinales.

El desarrollo de la horticultura

La horticultura tiene sus orígenes desde el mismo comienzo de la agricultura, es decir, desde que la humanidad comenzó a cultivar la tierra. Cuando el hombre hizo agricultura se volvió sedentario. Fue entonces que en pequeñas superficies empezó a producir una buena parte de sus alimentos. Separar la horticultura de la agricultura misma puede ser una labor sin mucho sentido, pues en sus inicios eran una misma cuestión.

A pesar de haber estado siempre presente, el Renacimiento fue una época de mucha importancia hortícola. En dicha época el cultivo en jardínes y huertos de todo tipo era una constante. Actualmente la horticultura está teniendo mucho auge nuevamente. Sobre todo por el crecimiento que está presentando la agricultura urbana, donde los espacios disponibles son más bien pequeños.

Los retos de la horticultura

La horticultura, como toda actividad agrícola, tiene muchos retos de cara al futuro. Pero quizá el mayor de todos sea desarrollar un sistema de producción sostenible. Ya no se trata de aumentar los rendimientos a cualquier costo. Ante las incertidumbres del cambio climático no hay alternativa. Se tiene que producir con plena consciencia de que los recursos naturales deben aprovecharse racionalmente.

Otro gran reto de la horticultura es el aumento de los rendimientos. La superficie disponible para cultivar difícilmente aumentará en las próximas décadas. De modo que los rendimientos tienen que aumentar si queremos que la producción aumente. A esto hay que sumarle que será de gran importancia aumentar la disponibilidad de cultivos promoviendo aquellos que están infrautilizados.

universidadagricola.com