Polinización manual de flores

Para realizar una polinización artificial debemos mezclar el polen usando un pincel pequeño bien limpio para evitar mezclar polen de distintas variedades de plantas y producir hibridaciones. Con el pincel llevaremos el polen masculino desde los estambres masculinos hasta el estigma femenino. El proceso varía dependiendo del tipo de planta:

Plantas con flores hermafroditas o perfectas: Son plantas cuyas flores poseen órganos femeninos y masculinos en la misma flor. La polinización de estas plantas será tan sencilla como desplazar suavemente el pincel sobre las flores.

Plantas monoicas: Son plantas que tienen flores masculinas y flores femeninas en la misma planta, por ejemplo, el calabacín. En este caso, la polinización deberá hacerse pasando el pincel sobre las flores masculinas y luego sobre las femeninas para trasladar el polen hasta los pistilos.

Flor macho de un calabacín – miqueridohuertourbano.blogspot.com.es

Plantas dioicas: Son plantas con dos sexos, la planta femenina tiene flores femeninas y la planta masculina flores masculinas. Para polinizar plantas dioicas se necesita tener dos plantas, una masculina y otra femenina. Pasaremos el pincel suavemente por las flores de la planta masculina y después por las flores de la planta femenina para fecundar las flores y conseguir que la planta femenina produzca frutos.

Tanto en el jardín como en el huerto, lo más abundante son las plantas con flores hermafroditas o perfectas.

La polinización manual o artificial es recomendable en huertos en terraza de zonas urbanas. Al ser áreas con más contaminación y menos espacios verdes, habrá pocos insectos y si esperamos a que sean ellos los que realicen la polinización, corremos el riesgo de obtener una cosecha muy reducida de frutos debido a una escasa fecundación de las flores.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados