Recubrimientos comestibles para la conservacion de naranjas

La necesidad de poder conservar por mas tiempo la fruta recien cortada ha llevado a que constantemente se busque procesos que, aplicados despues de la cosecha, alarguen la vida del producto.

La aplicacion en citricos de ceras y recubrimientos naturales, como el quitosano, permiten prolongar su vida util postcosecha, aunque los recubrimientos inducen cambios en los compuestos nutricionales del fruto. Debido a esto diversos estudios han evaluado diferentes recubrimientos para identificar si afectan la fisiologia o la calidad principalmente de las naranjas.

El quitosano (polimero de β-1, 4-glucosamina) es un componente de la pared celular de los crustaceos; forma peliculas impermeables a gases y ha recibido atencion en los ultimos años por su potencial como recubrimiento comestible. Al aplicarse como recubrimiento disminuye la perdida de peso y mejora la calidad de frutos y hortalizas. En especifico, su aplicacion en citricos ha mostrado resultados positivos en cuanto a perdida de peso y firmeza, de igual manera el quitosano y sus derivados han presentado un efecto antifungico (contra hongos) en fresa y mango.

A los citricos se les atribuyen propiedades beneficiosas, asociadas sobre todo a su alto contenido de vitamina C (40 a 60mg por cada 100mL), y otros compuestos funcionales como flavonoides.

A pesar de que Mexico es de los principales productores de ciertos citricos como el limon, España es el primer exportador de naranja para consumo fresco a nivel mundial, y en estos casos este tipo de recubrimientos son igualmente importantes para preservar las propiedades del fruto hasta que lleguen a su destino.

Dado que varios factores pueden modificar la calidad de un fruto recubierto, es necesario establecer el efecto global del quitosano en la calidad de citricos, especialmente en variables tradicionalmente no estudiadas, como las propiedades sensoriales y nutricionales.

En las naranjas se usa tradicionalmente la cera comercial, aunque recientemente se ha incrementado el interes por otras opciones, como el quitosano, pelicula que ademas es comestible y se presume que conserva mejor las propiedades del fruto que la cera.

El recubrimiento de quitosano no es muy bueno para prevenir la perdida de peso, en comparacion con la cera comercial, ya que es permeable a los gases. Debido a esta permeabilidad se da mejor el intercambio de oxigeno y dioxido de carbono en el fruto (por la respiracion de este), sin que altere la cantidad de ambos compuestos en el fruto recubierto, en comparacion con uno sin recubrimiento.

Estos estudios han demostrado que tanto los recubrimientos de cera comercial como los de quitosano no afectaron la calidad sensorial de las naranjas, asi como tampoco alteran la calidad nutricional ni la cantidad de compuestos bioactivos.

Referencia:

Contreras, A.; Perez, M.; Salvador, A.; Bermejo, A. & Rojas, C. (2012). Calidad fisicoquimica, sensorial y nutricional de naranjas CV. Valencia recubiertas con quitosano. Agrociencia, 46(5): 441-453.

FUENTE: hablemosclaro.org VIA Biotecnologiasi

universidadagricola.com

Artículos Relacionados