Sustitución del césped en el jardín

El césped es una de las zonas que más cuidados exige, que más agua necesita y que más gasto produce en el jardín. Por ello, es habitual buscar opciones para sustituir el césped por otras plantas o materiales que resulten decorativos y permitan un uso parecido al césped pero evitando las tareas de mantenimiento del césped.

Existen numerosas alternativas al césped dependiendo de nuestras necesidades:

Un espacio para pisar y poder tumbarnos: Sin duda, si el césped es tan popular y nos gusta tanto es precisamente porque es la superficie vegetal más confortable para tumbarse y es difícil encontrar plantas que resistan las pisadas tan bien como el césped. Pero sí podemos recurrir a algunas plantas tapizantes que crean alfombras tupidas para poder sentarnos sobre ellas y que sin embargo, necesitan pocos cuidados y mucha menos agua.

El trébol enano es una de las mejores opciones. Puede resistir el frío y el calor de casi todos los climas y se extiende rápido. Se puede combinar con margaritas y dientes de león para crear una pradera florida y atractiva durante la primavera y el verano. Necesitará riego durante los meses de sequía y calor pero mucho menos frecuentes e intensos que el césped. No necesita siega pero admite el recorte si se quiere crear una alfombra verde más baja y compacta.

La dichondra repens u oreja de ratón es otra opción para climas sin heladas fuertes y jardines alejados del mar. Crea un manto verde muy compacto sin necesidad de siega. Precisa humedad pero necesita menos riego que el césped. Es perfecta para zonas sombrías aunque se adapta a espacios soleados.

La uña de león o carpobrotus edulis puede ser otra alternativa siendo muy habitual en zonas costeras. Crea una alfombra menos uniforme y menos cómoda para sentarse o ser pisada pero es resistente y apenas necesita riego. En primavera se cubre de flores amarillas, rosas o rojas muy llamativas.

El césped artificial es otra posibilidad. Su coste inicial es elevado, especialmente si elegimos un modelo de calidad que resulte suave y decorativo. Hoy en día existen modelos que se parecen mucho al césped natural aunque siempre darán un toque artificial a nuestro jardín.

Un espacio decorativo que apenas necesitamos pisar: En este caso las opciones se multiplican pudiendo resultar incluso más decorativas que el césped y por supuesto, mucho más fáciles y económicas de mantener.

Las plantas tapizantes y rastreras ofrecen muchas posibilidades. En climas cálidos y con inviernos suaves podemos crear bonitos espacios con aliso marítimo, helexine, messen rojo, amor de hombre, tradescantia pallida, poto, plantas con hojas o flores muy llamativas con las que podemos crear zonas muy decorativas.

El hipérico rastrero, el tomillo, la vinca y la hiedra son plantas resistentes al frío y al calor que generan cubiertas vegetales densas impidiendo el crecimiento de malas hierbas. El hipérico da flores amarillas muy atractivas que permanecen en la planta todo el verano y parte del invierno. La vinca tiene bonitas flores de color morado durante casi todo el año.

Otra alternativa al césped es utilizar acolchados o piedras decorativas, corteza de pino, mulching de coco, grava volcánica, canto rodado, combinaciones con piedras de distintos colores…¿quieres ver suelos decorados con este tipo de materiales?

universidadagricola.com

Artículos Relacionados