Variedad de tomate resistente a Paratrioza

Aunque el control del psilido de las solanaceas (paratrioza o Bactericera cockerelli) se basa en el metodo quimico, otras estrategias de control han sido sugeridas, incluida la resistencia vegetal.

La resistencia vegetal es uno de los pilares fundamentales del manejo integrado de plagas (MIP), siendo los parientes silvestres de los cultivos la principal fuente de resistencia. Su transferencia al cultivo puede realizarse mediante hibridacion o por la tecnica del injerto.

Originario de America y domesticado en Mexico, el tomate cuenta con una amplia diversidad de parientes silvestres con caracteristicas valiosas de resistencia a sequia, exceso de humedad, plagas y enfermedades. En diferentes regiones de Mexico crecen variedades de tomate silvestre que pudieran injertarse con variedades cultivadas para inducirles resistencia.

Variedad silvestre mexicana

En el estado de Michoacan (Mexico), el tomate silvestre S. lycopersicum var. Cerasiforme conocido como “Tinguaraque” se desarrolla bajo condiciones adversas de humedad, y presumiblemente es tolerante a plagas y enfermedades.

Sin embargo, son pocos los estudios documentados sobre injertos en hortalizas, por lo que la riqueza de germoplasma nativo no ha sido aprovechada, y en algunos casos, esta en riesgo de desaparicion. Por lo anterior, el objetivo de este estudio fue evaluar la resistencia a plagas de injertos de tomate en su pariente silvestre S. lycopersicum var. Cerasiforme de la region de Jiquilpan, Michoacan (Mexico), con enfasis en el psilido B. cockerelli.

Metodos de ensayo

Para evaluar la resistencia del tomate, el psilido fue liberado dentro de la jaula con la planta correspondiente. A partir del segundo dia, se tomaron registros diarios en forma visual del numero de psilidos sobre la planta. Se establecieron de cuatro a ocho pruebas y el periodo de lectura fue de seis dias.

Para el segundo ensayo (multiple), plantas de los tres tratamientos fueron expuestas a la vez a un numero de 10 a 15 psilidos dentro de las jaulas. A partir del segundo dia, las plantas fueron revisadas diariamente y el numero de insectos por planta contabilizado durante un periodo de ocho dias. Se realizaron cinco pruebas por tratamiento.

Para determinar la incidencia de insectos en campo, plantas de los tres tratamientos (tomate, Tinguaraque e injerto) de 40 dias de edad fueron establecidas en macetas de plastico (17 x 21 cm) y colocadas en condiciones de campo; se consideraron 20 plantas por tratamiento.

Para el psilido B. cockerelli y el minador Lyriomiza spp. se registro el numero de foliolos con huevecillos y minas, segun el caso; para afidos, mosca blanca, chinches, ninfas y adultos del psilido se registro el numero de individuos por planta.

Futuras opciones de resistencia a plagas

B. cockerelli y la mosca blanca son dos de las principales plagas del tomate y otras solanaceas. Sin embargo, especies como el gusano del cuerno, gusano del fruto y gusano alfiler no se registraron durante el desarrollo del estudio, por lo que deberian ser consideradas en estudios futuros. Existen diversas regiones de Mexico en donde crecen tomates que deben ser explorados y aprovechados para el mejoramiento del cultivo.

Resultados de tratamiento

Cuando los tratamientos se expusieron en forma individual, la incidencia de los psilidos adultos mostro diferencias (P=0,05) entre tratamientos. La mayor incidencia se registro en el tomate y la menor en Tinguaraque e injerto, sin observar diferencias estadisticas entre los dos ultimos.

Cuando los tres tratamientos se expusieron simultaneamente, la tendencia observada en la prueba individual fue confirmada en este bioensayo multiple. El analisis estadistico revelo diferencias altamente significativas entre tratamientos. La preferencia del psilido adulto fue 22,8 veces mayor por tomate que por Tinguaraque y tres veces mas que por los injertos.

Aunque tanto en la prueba individual como en la multiple se registraron oviposturas y ninfas de B. cockerelli, observaciones preliminares mostraron que el numero de huevos, ninfas y adultos emergidos siempre tendio a ser mayor en tomate, seguido del injerto y de Tinguaraque.

Incidencia en campo abierto

Aunque la incidencia del psilido en campo fue baja, se detectaron diferencias significativas respecto a la incidencia de adultos, oviposturas y ninfas del psilido en los tres tratamientos. El mayor numero de adultos se registro en el tomate seguido del Tinguaraque y del injerto, sin diferencias entre los dos ultimos.

El mayor numero de foliolos con oviposturas ocurrio en tomate, superando significativamente al injerto y Tinguaraque. La incidencia de ninfas fue mayor en tomate, manteniendose la misma tendencia que para las otras variables.

Incidencia de otros fitofagos

El analisis estadistico mostro diferencias significativas unicamente para la incidencia de minadores y de afidos. La mayor incidencia de minadores se registro en tomate y la menor en Tinguaraque. El injerto mostro una incidencia intermedia de minadores y diferencias significativas con el tomate y el Tinguaraque.

Para los afidos ocurrio mayor incidencia en el tomate con relacion al Tinguaraque, pero sin diferencias con relacion al injerto. La incidencia de mosca blanca no alcanzo diferencias significativas, aunque la tendencia obtenida fue similar al caso de otros insectos en los que el tomate mostro el mayor ataque y el Tinguaraque el menor. Solo en el caso del complejo de chinche (hemipteros) la incidencia lucio muy similar en tomate, Tinguaraque e injerto.

Resistencia a plagas

Aunque la incidencia de las diferentes especies de insectos fue baja en condiciones de campo, los resultados de laboratorio y campo indican que el tomate silvestre o Tinguaraque presenta resistencia a diversos insectos fitofagos, entre ellos, B. cockerelli, complejo de afidos y minadores del genero Liryomiza spp., y al menos, se encontraron evidencias de posible resistencia a B. tabaci.

Es probable que con incidencias mas altas de mosca blanca las tendencias aqui presentadas sean estadisticamente confirmadas. Al parecer, la resistencia observada en Tinguaraque es de tipo antixenosis es decir, el insecto puede alimentarse de la planta, e incluso reproducirse en ella cuando no existen alternativas, pero cuando hay plantas mas apetecibles, como el tomate e injerto, estas fueron preferidas por los insectos.

Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que otro tipo de resistencia este involucrada, incluida la antibiosis, lo que pudiera explicar la resistencia mostrada por el injerto hacia algunos insectos, similar incluso a la del Tinguaraque. En Mexico, reportes previos han señalado de manera aislada la resistencia del tomate silvestre hacia diversas plagas del tomate; sin embargo, no se encontraron reportes que muestren evidencias experimentales ni el ecotipo del Tinguaraque evaluado.

La resistencia a esas plagas fue tambien manifestada en injertos de tomate sobre su pariente silvestre, de manera que la tecnica de injerto puede ser una importante herramienta en el manejo de plagas del cultivo del tomate.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados