¿Estás considerando poner cultivos de cobertura? Averigua qué método funciona mejor

El 2014, conocí a un productor de vegetales que estaba interesado en expandir su producción de calabaza en tierra seca, y reducir el uso de mulch plástico. Su expectativa era plantar un cultivo de cobertura y modificar el arado para manejar las malezas y la humedad del suelo, manteniendo a la vez sus rendimientos.

Por lo que durante el 2015 y 2016, llevamos a cabo un proyecto de dos años para investigar la capacidad de retención de humedad y el manejo de nutrientes de un mulch de centeno plantado en otoño. Probamos cómo crecía la calabaza bajo métodos de producción sin arado, con arado en bandas, plasticultura, y cultivo directo en suelo.

El incorporar cultivos de cobertura tiene una curva de aprendizaje. Es de esperar que tanto los agricultores orgánicos y los convencionales, puedan aprender de nuestro trabajo.

Lo que aprendimos al plantar

14 de julio 2016 (un mes después e plantar)
Sin arado | Arado en bandas | Arado convencional

Una ventaja de llevar a cabo un proyecto por dos años, es que puedes ver los resultados de los errores y los métodos intencionales. El 2015, usamos cerca de la mitad de semillas de centeno que  las que pretendíamos, 70 libras por acre. El 2016, usamos nuestra cantidad objetivo de 120 libras por acre.

En el primer año, el centeno se descompuso más rápidamente, permitiendo la germinación de malezas y pérdida de humedad. traducido por agriculturers.com. El 2016, el centeno se mantuvo grueso y espeso hasta fines de octubre. La biomasa de centeno y la actividad bacteriana, pueden fijar nitrógeno, por lo que suministramos fertilizante planta por planta en cada fila.

Durante la plantación, los residuos de centeno interfirieron con la plantación en todos los lotes. Además, el suelo más duro, en los tratamientos sin arado, resultó en siembras más superficiales, y más salto de plantas en las filas. Como resultado, menos plantas germinaron en los lotes sin arado y en suelo sin tratar, además de producirse mayores residuos, y el rendimiento se vio seriamente afectado.

¿Qué es lo más efectivo para evitar las malezas?

12 de septiembre 2016 (todos los campos fueron plantados el 13 de junio)
Sin arado | Arado en bandas | Arado convencional

Como puedes ver en las fotos del 12 de septiembre, hay una diferencia marcada en cómo funciona cada método ante las malezas. Para este estudio, decidimos usar un programa de herbicida pre-emergente, sin seguimiento una vez aparecidas las malezas.

Mencioné antes que mientras más duro el suelo del campo sin arado, menos eran las plantas germinadas y más superficial la profundidad de las semillas. Las semillas tardaron de 7 a 10 días más en germinar en ambos años, lo que se volvió un factor significativo en la competencia frente a las malezas. traducido por agriculturers.com. Esto fue especialmente claro en el 2016, donde apareció un complejo de almizcle, morilla, armuelle, y patatas voluntarias entre el centeno, cuatro semanas después de nuestro programa de herbicida pre-emergente.

Las plantas de calabaza inundaron a las malezas con sus lianas en los lotes con arado en bandas, pero las calabazas en los lotes sin arado enfrentaron una mayor competición de malezas antes de que pudieran desarrollar sus lianas, y las malezas pudieron mantenerse por sobre la canopia de las calabazas.

Entonces en conclusión, ¿cómo funcionaron estos tres métodos en el control de malezas? La historia está en estas fotos. Un control excelente en los lotes con arado en bandas; moderado en los lotes sin arado; moderado a bajo en los lotes en suelo sin tratar. La peor presión de malezas se halló en un lote de suelo sin tratar que tuvimos que surcar y arar cerca de doce veces, para poder incorporar el centeno maduro, y que germinó muchas semillas de malezas.

El impacto sobre el rendimiento

7 de octubre 2016 (todos los campos fueron plantados el 13 de junio)
Sin arado | Arado en bandas | Arado convencional

Hallé en esta prueba, que el rendimiento fue más sensible al arado que a la fertilidad.

En los campos con arado en bandas, hubo menos frutos por planta que en los otros campos, aunque esto quedó compensado al haber más plantas por acre en promedio. Las toneladas por acre fueron marcadamente más altas: los campos con arado tuvieron 12,51 toneladas por acre, mientras que los lotes con suelo sin tratar y sin arado, alcanzaron 9,7 toneladas y 8,72 toneladas por acre, respectivamente.

El campo adyacente con calabazas cultivadas con plasticultura fertirrigada, rindió el 2016, 11,19 toneladas por acre, pero estos lotes no fueron replicados y no fueron analizados en el estudio del 2016.

Aun así, hubo una interacción más significativa entre la fertilidad y el labrado sobre el peso de los frutos.

Probamos un fertilizante controlado de liberación lenta (FCLL), un fertilizante de liberación rápida (FLR), y un fertilizante estándar usado por los agricultores (FE). Los tratamientos con FCLL en los lotes arados en bandas, tuvieron pesos de fruta significativamente menores que en otros lotes labrados. traducido por agriculturers.com. Esto sugiere que el nivel de nitrógeno (u otro nutriente) se volvió limitante en este tratamiento, a medida que aumentó el rendimiento. Sin embargo, este efecto no fue observado en el tonelaje global.

Accede al estudio completo online

Puedes leer el informe completo gratis en el sitio Midwest Vegetable Variety Trials Report (inglés)

Traducido por Agriculturers.com

FUENTE

universidadagricola.com