Polinización de plantas

Comparte esta Publicación...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Las plantas se polinizan en la naturaleza gracias a la ayuda del viento y de los insectos que transportan el polen de unas flores a otras, pudiendo dividirlas en:

Plantas de polinización externa. Suelen ser plantas con flores vistosas y coloreadas para atraer a los insectos polinizadores.Plantas que se auto-polinizan. Suelen ser plantas con flores pequeñas y discretas. Se pueden polinizar a sí mismas con la ayuda del viento debido a que poseen flores perfectas, es decir, flores que poseen anteras, órgano masculino, y estigma, órgano femenino, por lo que pueden autofecundarse. Si bien, debemos tener en cuenta que no todas las plantas con flores perfectas se auto-polinizan puesto que en algunos casos son auto-incompatibles.

Si deseamos realizar una polinización manual y controlada para obtener plantas con unas características concretas, debemos recoger semillas de las plantas seleccionadas y cultivarlas dentro de una zona aislada para impedir que se polinicen de forma natural hibridándose con otras plantas de otras características. Se pueden enjaular y rodear con una malla que permita el paso de la luz y la transpiración.

Cuando las plantas crezcan, se descartarán las plantas que no conserven las características deseadas arrancándolas. Y una vez tengamos solamente las plantas con las características buscadas, las polinizaremos a mano utilizando un pincel de acuarelas pequeño y trasladando el polen de las anteras de cada flor al estigma de otra planta del grupo, pero distinta para evitar auto-incompatibilidades.

Haremos lo mismo durante las siguientes tres o cuatro generaciones, hasta conseguir una población estable que mantenga las características deseadas, momento en el que podremos cultivar las plantas en el exterior.

universidadagricola.com

Comparte esta Publicación...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter