Alimentación y manejo nutricional de la cabra

Las cabras caminan grandes distancias y consumen gran variedad de alimentos, lo cual ayuda a satisfacer sus necesidades nutricionales, sin establecer competencias con la alimentación humana y la del bovino. No todas las cabras aceptan de la misma manera un determinado alimento o los rechazados por otros animales.

alimentacion de la cabra

Distinguen los sabores amargo, dulce, salado y ácido y muestran mayor tolerancia para el amargo que los bovinos. Un aspecto importante es que le gusta la variación en su alimentación, no se desarrollan bien cuando se mantienen con un sólo tipo de alimento y sus hábitos alimentarios en condiciones de pastoreo varían con la ecología y la estación del año.

El ramoneo es la forma de alimentación preferida por las cabras (hasta un 80% de la dieta). La movilidad de la mandíbula superior les permite ramonear diversas plantas para satisfacer sus requerimientos nutricionales de mantenimiento y para determinado nivel productivo en ambientes adversos. Las cabras prefieren los pastos menos groseros, como por ejemplo, la guinea (Panicum maximum) o la Pangola (Digitaria decumbens), no así los pastos más ásperos como el pasto elefante (Pennisetum purpureum).

Las cabras pueden consumir alrededor de 500 variedades de plantas. Entre los alimentos más palatables (pastos y forrajes) se encuentran: Estrella africana, Bermuda, Setaria, Hierba elefante, Guinea, Pangola, Pará, Señal, Piñón, Morera, Mar pacífico y Amapola. Consumen tubérculos y sus hojas, como la yuca, boniato, plátano y papas, y en muchos, casos desechos de cocina, acacia y amaranto.

Para aumentar el valor nutritivo de los pastos, se intercalan leguminosas, las que además de variar la dieta, fijan el nitrógeno atmosférico. Es una práctica bastante generalizada el establecimiento de bancos de proteínas para la alimentación de los rumiantes.

Bancos de proteínas

Las leguminosas tienen mayores contenios de proteínas, calcio y fósforo, buen nivel de vitaminas A, del complejo B, C y D y mayor digestibilidad en comparación con las gramíneas. Ellas enriquecen el suelo con nitrógeno, mediante la fijación biológica de éste elemento presente en la atmósfera, que puede servir como fertilización natural
a las gramíneas acompañantes.

Los bancos de proteínas son áreas compactas de leguminosas solas o asociadas con gramíneas, ubicadas cerca de la nave de sombra. La siembra de estas plantas (Leucaena, Morera, Piñon de pito, entre otras) se realiza en franjas. La época de siembra debe concidir con las condiciones climáticas más favorables, el mejor crecimiento de las leguminosas y la menor presencia de malezas, plagas o enfermedades que pueden comprometer el crecimiento inicial de la planta.

El desarrollo de cercas vivas en los perímetros y divisiones interiores con postes vivos de Gliridicidia o Eritrina representan también buenas opciones como fuentes de alimentos y sombra.

Alimentación de cabras

Al formular dietas para cabras hay que considerar el tipo de cabra y el producto requerido. Se distinguen 3 tipos básicos de cabras:

  •  Alpino (Alpina, Saanen, Toggenburg), tienen una capacidad de consumo 3 veces superior a la de ovinos y bovinos, con una producción de leche de 2 a 3 kg mediante el ramoneo y el pasto. El incremento del calor metabólico que se produce durante la digestión de grandes cantidades de fibra, mantiene la temperatura del animal y lo hace adaptable al clima templado.
  • Cabras del Mediterráneo, digieren una mayor proporción de concentrado en la dieta y producen menos calor metabólico. Se incluye en esta categoría a la raza AngloNubia.
  •  Cabras enanas africanas son del trópico húmedo y producen muy poca leche por lo que se consideran carniceras.

La alimentación con altos niveles de concentrados no es biológicamente aceptable excepto en el caso de las razas mediterráneas. Las dietas para cabras se deben basar en alimentos baratos como los que obtiene del ramoneo, pastos y subproductos agrícolas e industriales.

Necesidades nutricionales

Existe poca información de los requerimientos de caprinos. Señalaremos algunos aspectos importantes para los caprinos en condiciones tropicales.

Consuno de Materia Seca en cabras

El consumo de materia seca en la cabra lechera varia desde el 3 hasta el 6% del peso vivo. El consumo de 5-7% del peso vivo corresponde a las cabras especializadas del tipo Alpina y este valor es casi 3 veces lo reportado para los ovinos y bovinos.

El gran apetito y la capacidad de consumo de forraje son características de la cabra tipo alpina que requiere de un régimen nutricinal distinto de la vaca lechera. En países tropicales, las altas temperaturas tiende a disminuir el consumo de alimentos, por esto, para alcanzar altas producciones, las cabras Alpina en el trópico necesitan de sombra.

Energía y Proteinas La eficiente utilización de nutrientes depende de un suministro adecuado de energía, lo cual es determinante en la productividad de las cabras.

La deficiencia de energía retrasa el crecimiento de los cabritos, demora la pubertad, reduce la fertilidad y deprime la producción de leche. Los animales pueden mostrar una disminución en la resistencia a enfermedades infecciosas y parasitarias. Los requerimientos de energía de las cabras para el mantenimiento diario son:

El requerimientos energéticos para la producción de leche se basa en el contenido de energía de éste alimento, que se aproxima a 186.4 kjul por kg de leche producida con un contenido de 4% grasa y una eficiencia de utilización de energía metabolizable por lactancia del 70%.

Los requerimientos de energía y proteína para la producción de leche de cabras de acuerdo con el contenido de grasa en la leche son:

Las proteínas son vitales para el mantenimiento, crecimiento, reproducción de la cabra y producción de leche. Sin embargo, en los rumiantes, el nitrógeno no proteico, como es el caso de la urea, puede sustituir parte de los requerimientos. Las deficiencias de proteínas en la dieta deprimen la proteína almacenada en la sangre, el hígado, y los músculos, y predisponen a los animales a una variedad de enfermedades serias que pueden incluso ser fatales.

A un nivel inferior del 6% de proteína cruda en la dieta, se reducirá el consumo de alimentos lo cual conduce a deficiencias combinadas de energía y proteína, se reducen las funciones del rumen y disminuye la eficiencia dela utilización de alimentos. Se retarda el desarrollo fetal, bajo peso y vitalidad de las crías, menor crecimiento y baja la producción de leche.

En condiciones tropicales, los requerimientos de proteína digestible para el mantenimiento de la cabra es de aproximadamente 0.06 a 0.08% del peso corporal y para la producción dependen de la composición de la leche y de la cantidad producida por día.

Requerimientos de energía y proteína para la gestación de la cabra

MS: Materia seca, basada en una concentración de EM de 10.5Mj/kg de MS EM: Energía metabolizable

Minerales en las cabras

Los minerales esenciales se clasifican en dos grupos: macroelementos, los que más abundan en el organismo y se necesitan en mayor cantidad, tal es el caso del calcio, cloro, fósforo, potasio, magnesio, sodio y azufre y los oligoelementos o trazas, que abundan menos y se necesitan en menor cantidad (cobalto, cobre, flúor, yodo, hierro, manganeso, molibdeno, selenio y cinc).

 Vitaminas en las cabras

Las vitaminas son importantes para el mejor desarrollo y salud de las cabras. Se garantizan con la variedad de plantas que consume, no obstante, en los casos de animales estabulados y con el alimento restringido, principalmente en animales de alta producción láctea, se puede necesitar un suplemento vitamínico, sobre todo de las vitaminas A y D. Es importante señalar que las cabras tienen un alto requerimiento de sal común.

En general el aporte energético y protéico de la ración proviene de los granos, melaza y la corteza de plantas y arbustos consumidos durante el pastoreo. En nuestras condiciones de explotación, la energía es uno de los componentes deficitarios de la ración; ya que las cabras muestran preferencia por los rebrotes (retoños) y partes tiernas de la gran variedad de plantas que consumen y pocas veces reciben alimentos concentrados.

Síntomas de deficiencia mineral en cabras

En tal situación es necesario considerar los aspectos que pueden contribuir al mejor uso del pasto como alimento básico disponible:

Tiempo de pastoreo y hábitos de consumo de las cabras

Durante el período poco lluvioso, el pastoreo se realiza al menos, durante unas 8 o 12 horas diarias; siempre después de desaparecido el rocío de la mañana y finales de la tarde. En la época de abundantes precipitaciones la actividad puede reducirse de 6 a 8 horas al día e iniciarse después de las 9:00 a.m. si los animales pastan en zonas bajas.

En general, el tiempo de pastoreo lo determina la disponibilidad de alimentos y los mismos animales nos indican que sus necesidades fueron satisfechas cuando comienzan a regresar al lugar donde comúnmente  permanecen durante las noches.

El consumo voluntario de pastos o arbustos depende de dos factores esenciales: la disponibilidad del alimento y el tiempo para el consumo del mismo. La ingestión de materia seca (parte del alimento sin agua) en el pasto de baja calidad, oscila entre 0,5 y 1,0% del peso vivo; para los de calidad mediana puede llegar hasta un 2,0% y si es de buena calidad superar 3,0% de su peso vivo (entre 3 y 10 kg. de alimento fresco).

Alimentación de las cabras según la categoría productiva

a) Alimentación en la gestación de la cabra

Una buena alimentación se debe ofrecer para asegurar una buena fertilidad y supervivencia embrionaria desde los 21 días antes de comenzar el período de cubriciones.

En las últimas 7 semanas de la gestación y como consecuencia del rápido crecimiento fetal, se reduce la capacidad de ingestión de los alimentos debido a la presencia de los fetos que limitan la posibilidad de distensión del rumen (panza) en la cavidad  abdominal. A partir de este momento, la cabra comienza a movilizar sus reservas corporales (engrasamiento de la región dorsal) para asegurar una producción de leche adecuada después del parto de la cabra.

Es imprescindible una alimentación balanceada sin descuidar los niveles de proteína y energía necesarios para este período. Cinco días antes del parto hay que disminuir el consumo de alimentos voluminosos (forrajes o henos ).

b) Alimentación de las crías

Ingestión de calostro: una vez concluido el secado de la cría por la madre, debemos asegurar que ésta ingiera el calostro para que pueda expulsar el meconio (heces fecales formadas durante las últimas semanas de la gestación) y reciba las cantidades de anticuerpos necesario que le confieran inmunidad y resistencia a posibles enfermedades infecciosas y otros factores nocivos del ambiente.

El período calostral de la cabra dura 72 horas aproximadamente. Se recomienda que las crías permanezcan con sus madres todo este tiempo. Un sustituto de calostro en caso necesario puede ser preparado de la siguiente forma:

–850 ml de leche de cabra o vaca
– 2 ml de miel de abeja
– 5 ml de aceite comestible
– 1 huevo completo con cáscara

Batir y suministrar 140 ml tibio, cada 6 horas, durante cuatro días.

c) Amamantamiento en la cabra

Las madres salen al pastoreo y las crías se quedan estabuladas, terminado el período calostral, preferiblemente en lugares altos y aislados del suelo, para evitar las infecciones parasitarias. A los 30 días salen al pastoreo con sus madres.

El suministro de heno y forraje, desde las dos primeras semanas de vida de las crías, favorece el desarrollo de la panza y con ello, la capacidad para digerir otros alimentos (pasto, pienso) lo que reduce la dependencia del suministro de leche.

Le puede interesar Como seleccionar cabras lecheras

En partos múltiples, el ordeño de la cabra comienza a los 30 días posteriores al mismo. Si el parto es simple, el criador debe valorar si el crecimiento del cabrito es lo suficiente adecuado como para poder comenzar a ordeñar la cabra antes de los 30 días.

A partir de este momento, el sistema más utilizado para el amamantamiento es separar las crías de sus madres durante la noche, ordeñar en la mañana, amamantar durante una hora después del ordeño, al medio día y al regresar del pastoreo.

Después de los 60 días los cabritos salen con sus madres al pastoreo y sólo se separan de ellas durante la noche para realizar el ordeño en la mañana. El destete total se debe realizar a los 120 días.

Es importante considerar que la producción de leche en la cabra está muy relacionada con la frecuencia de vaciado de la ubre. Una mayor frecuencia de extracción por el cabrito favorece la producción de leche en la cabra y produce un mayor crecimiento del mismo.

Se aconseja mantener el cabrito en estabulación durante el primer mes de vida, amamantar inmediatamente después del ordeño de la mañana, al regresar la madre del pastoreo y después del ordeño de la tarde, y mantener a los cabritos junto a sus madres durante la noche.

Una cabra con un estado corporal bajo no debe  salir al pastoreo con su cría, ya que ésta no podrá brindarle la leche necesaria. En estos casos debemos suplementar a la madre y utilizar una nodriza para el cabrito.

Indicaciones para el suministro de alimentos

• Cuando se utilizan forrajes es preferible suministrarlos lo más entero posible ya que el troceado por lo general, reduce el apetito del animal.

• El consumo de forrajes secos (heno) o ensilajes es bajo y no cubren las necesidades de materia seca que deben ingerirse.

• El forraje debe ser colocado en peines, siempre separado del suelo, porque una vez pisoteado las cabras no lo consumen.

• Es frecuente que rechacen los alimentos con olores fuertes, así como el agua de beber cuando no existe una buena higiene de los recipientes.

• Los alimentos fibrosos, por ejemplo la caña de azúcar, son consumidos en pequeñas cantidades por la incapacidad de digerir altosniveles de fibra.

• Los concentrados se suministran preferiblemente en dos raciones durante el día, siempre al regresar del pastoreo en una proporción de 40: 60 (concentrado:forraje). Por ejemplo, 400g de  concentrado y 10 kg de forraje teniendo en cuenta que ellas ingieren aproximadamente el 3% de su  peso vivo. Las mieles se deben diluir en proporción del 30% para optimizar su uso. Se suministra al regresar del pastoreo, principalmente en el grupo de ordeño.

• Cuando se le ofrece un sólo tipo de alimento por un período prolongado, las cabras tienden a reducir su consumo.

• El frente de comedero, tanto para peines (donde se colocan los forrajes) así como comederos para concentrados (piensos) sera:

• La nutrición mineral adecuada es importante para lograr una eficiencia productiva satisfactoria. Las necesidades minerales para el mantenimiento de la salud y finalidad productiva, se afectan, entre otros, por la edad y el contenido mineral de los suelos.

• Las alteraciones relacionadas con la deficiencia mineral varían desde las enfermedades de curso agudo, con sintomas perceptibles, hasta los cuadros subclínicos difíciles de diagnosticar, y que de permanecer por un tiempo prolongado, dejan huellas en la condición corporal de los animales, el crecimiento, la reproducción y nivel productivo.

• Un buen suplemento para el ganado en pastoreo, es aquel que contiene un 65% de sulfato dicálcico, 33% de sal común y 2% de premezcla mineral que asegure los requerimientos de los microelementos.

Consumo de agua de las cabras

Las cabras son animales que no consumen grandes cantidades de agua, precisamente por el hábito que tienen de consumir alimentos tiernos. Sin embargo, es importante conocer que las necesidades oscilan entre 0,2 y 0.3 litros/kg PV, aunque  varia en dependencia de la temperatura ambiental y los contenidos de humedad del forraje y sales de los alimentos. El estado higiénico del agua es importante. Se suministra diariamente en lugares frescos y en recipientes limpios.

Un consumo insuficiente de agua atenta contra la producción de leche. Durante la gestación es sumamente importante suministrar suficiente agua para evitar el aborto y garantizar un inadecuado crecimiento del feto.

Recuerde que:

• Las cabras son animales muy selectivos en el consumo de sus alimentos y tienen preferencia por los retoños.

• El tiempo de pastoreo lo determina la disponibilidad de alimento y la época del año.

• Una alimentación balanceada en los dos últimos meses de gestación garantiza una buena producción de leche y el crecimiento adecuado del cabrito.

• Asegure la ingestión de calostro a las crías inmediatamente después del parto, con ello proporciona los nutrientes y anticuerpos necesarios para hacerle frente a las agresiones del ambiente en los primeros días de vida

• Durante el amantamiento, las crías permanecen estabuladas no menos de 60 días para evitar el desgaste físico y la infestación de parásitos gatrointestinales.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados