El regulador de crecimiento adecuado puede incrementar el retorno de inversión en uvas

Un problema frecuente en las principales regiones productoras de uvas es la dificultad de obtener variedades lucrativas de uvas rojas que maduren a un color rojo intenso, o que lo hagan a tiempo. Muchos productores utilizan calentadores para subir el nivel de azúcar, pero si las temperaturas no bajan lo suficiente por las noches, es imposible conseguir un buen color.

Los científicos afirman que la temperatura nocturna del aire debe ser inferior a 20 °C para conseguir el color adecuado, pero hay muchas regiones en las cuales las temperaturas no bajan de 21 °C.

Según los expertos, no existe una herramienta que por sí sola obtenga el color adecuado, sino que se requiere de todo un programa, incluyendo cultivar, portainjertos, fertilizantes, riego, carga de cultivo, manejo de poda para la exposición adecuada a la luz, y condiciones meteorológicas. Y aun así, quizás no funcione sin un regulador de crecimiento (PGR, por sus siglas en inglés)

Programa de color

Muchos productores de uva de mesa utilizan reguladores a base de etefón, el cual es metabolizado por la vid y transformado en etileno, un regulador de crecimiento muy potente y que funciona muy bien. El único problema es que al incrementar la madurez puede ablandar las uvas demasiado, lo cual no es ideal, por eso es más recomendable alternar el etefón con otro regulador.

Se nota el drástico cambio de color en el racimo de la derecha en solo 15 días con las aplicaciones del regulador de S-ABA, el cual además es exento de restricciones MRL, al contrario que otros reguladores, lo cual presenta ventajas para la exportación.

Hace unas temporadas Valent lanzó al mercado un regulador basado en ácido abscísico (S-ABA); en realidad el producto no es nuevo, ya que fue descubierto a mediados de los ‘60 y es una de las hormonas principales presentes en todas las plantas vasculares junto con auxina, citoquinina, etileno y giberelina, pero no estaba disponible en el mercado hasta hace unos años.
Según Valent, este producto es muy seguro, con un intervalo de reentrada de solo cuatro horas, que es el mínimo de acuerdo a regulaciones gubernamentales, y el intervalo precosecha es de cero días, lo cual brinda al productor una gran flexibilidad ante cambios de mercado inesperados.

Ventajas para exportadores

El regulador a base de S-ABA es tan seguro que está exento de restricciones de residuo MRL, mientras que etefón tiene MRL de 1 ppm en Estados Unidos, y en Europa es todavía mas estricto con 0,7 ppm. Así que para aquellos productores que quieran diferenciarse de la competencia, es un producto ideal.
La ausencia de restricciones de límite de residuo permite al productor/exportador diversificar su mercado de exportación con la misma cosecha de uvas.

Otra ventaja es que las uvas se mantendrán turgentes, lo cual es otro punto a favor a la hora de ofrecer un producto de calidad para el mercado.

Lo anterior no significa que etefón vaya a ser reemplazado, ya que es un producto excelente, sino que ahora cuentan con otro producto para alternar sus aplicaciones, ya que tienen diferentes modos de acción.

Aplicación es la clave

Hay una diferencia clara en la forma de aplicación de ambos reguladores. En el caso de etefón, los productores esperan a que las uvas adquieran color antes de aplicarlo, mientras que con el regulador de S-ABA no deben esperar, sino que deben aplicarlo cuando la uva alcance una blandura determinada, y aun así, depende de la variedad.

Por ejemplo, ante condiciones normales, con la variedad Flame Seedless, se puede aplicar el regulador de S-ABA cuando la mitad de las uvas se ablanden; para Crimson Seedless deben esperar a que el 95% de las uvas se ablanden. Estas etapas pueden variar ante condiciones diferentes tales como climas desérticos.

Otra gran diferencia entre etefón y el regulador de S-ABA es el método de aplicación, ya que etefón se transloca a través de la fruta. Esto significa que el aplicador puede asperjar con rapidez; mientras que la aplicación con S-ABA toma mas tiempo y esfuerzo, ya que es necesario conseguir una buena cobertura.
En definitiva, el regulador de S-ABA comercializado por Valent como ProTone, es una alternativa que merece la pena considerar para subir el tono a sus uvas.

Basado en articulo escrito por Christina Herrick, editora gerente de American Fruit Grower, Meister Media Worldwide, y publicado en growingproduce.com con información de Valent sobre su PGR ProTone.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados