Los pastos mejorados no siempre motivan el consumo en el ganado

 Pasto mejorado no garantía su consumo, especies de pastos mejorados, renovación de praderas, ganado laboratorio de pastos, ganado evaluador de pastos, pastos de moda, pastos mejorados, pastos nativos, manejo de potreros, manejo racional de pastoreo, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia

Según Rúa Franco, un pasto nativo puede ser tan eficiente como un pasto mejorado. Foto: portalganaderohigueyano.blogspot.com. Antes de dejarse llevar por la popularidad de algún forraje mejorado o de estudios que demuestran su contenido nutricional, primero evalúe su terreno para saber qué es lo que más le conviene a la finca y el ganado.

Como muchos otros ámbitos de la vida, el consumo de ciertos productos se debe a la moda y la publicidad y en el sector ganadero no es la excepción.“A veces los ganaderos escogen el pasto de moda, al que más propaganda le hayan hecho. Por ejemplo, llegan forrajes sin haber sido evaluados acá, sin saber si se adaptan a las condiciones de nuestro suelo”, señaló.

El investigador aseveró que algunas empresas traen semillas de países como Brasil que aún no han sido evaluadas en Colombia. Por eso insistió en que el productor no debería decantarse por el pasto que las casas comerciales publicitan sin que haya estudios al respecto.

Michael Rúa Franco, director de Cultura Empresarial Ganadera, coincidió con esta apreciación y manifestó que un pasto mejorado no es garantía de incrementos en producción o incluso del consumo de los animales.Aclaró que no está en contra de que el ganadero consuma semillas y fertilizantes, pues es natural que los adquiera para su finca con el fin de estimular la producción.“Nos acostumbramos a pensar que si el pasto no produce, hay que volverlo a hacer.

Es una visión comercial que no resuelve el problema de fondo: ¿por qué el pasto dejó de crecer si se supone que son perennes? Nosotros los volvimos cíclicos”, señaló.El experto argumentó que en esta época de baja rentabilidad para los productores, resulta contraproducente que estos quieran invertir dinero de forma desmedida sin observar primero en qué están fallando.

Para él, lo importante es establecer un sistema de pastoreo con las especies que ya están establecidas en el potrero. Una vez se haya instaurado un manejo racional de la pradera, se puede mejorar la composición botánica, incorporando forrajes de mejor calidad sin dejar de la vegetación autóctona.“El ganado no sabe diferenciar la calidad de un forraje. El animal no se come el análisis bromatológico, sino que consume lo que pueda digerir bien y de lo cual pueda obtener provecho nutricional. Por eso, el principal método de evaluación de cultivo de pastos y forrajes es el animal, es nuestro laboratorio”, sostuvo Rúa Franco.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados