Propiedades importantes de los sustratos (parte II)

Resultado de imagen para sustrato

Volumen óptimo del sustrato

El volumen y la configuración de sustrato correctos proporcionan salvaguardia y seguridad ante fluctuaciones en demandas de transpiración diarias del cultivo.

Volumen demasiado grande impide regular el contenido de agua en el sustrato. El drenaje tendrá lugar demasiado tarde en la mañana para control efectivo de CE y pH. Además, el productor estará regando el sustrato en vez de regar y controlar el crecimiento de la planta a través de la estrategia de riego.

Volumen pequeño dificulta el acceso del cultivo al agua que necesita para transpirar entre sesiones de riego a mediodía cuando temperatura y DPV son altas. Esto conduce a estrés resultando en frutos de menor tamaño y reducción en la velocidad de desarrollo de la planta y de las flores. Ademas habría que fijar la hora de arranque demasiado temprano por la mañana, y la de detención, demasiado tarde, y podría crear la necesidad de sesiones de riego nocturno, con riesgo de problemas fisiológicos del fruto.

Volumen ideal. Debe estar en el rango adecuado (10 a 14 L/m2) para acomodar las demandas fluctuantes de la planta a lo largo del día mientras permite orientar el cultivo.

Configuración del sustrato

Altura de columna no debe sobrepasar 15 cm. La altura impulsa el proceso de drenaje por efecto de la gravedad que actúa sobre el agua y permite controlar CE, pH y contenido de O2 en el sustrato por medio del volumen y la frecuencia de riego.

Todos los sustratos drenan desde arriba ” ” a medida que el agua abandona el sustrato, la parte superior se reseca. Las raíces más jóvenes y eficientes (absorben la mayor parte del agua y calcio necesarios para la planta) se ubican a 5 cm de la superficie; por eso es crucial que en esta zona se mantenga un 40% del agua disponible.

Ancho de columna no debe superar 20 cm para permitir un movimiento lateral de agua óptimo. En las zonas resecas del sustrato se acumulan las sales del fertilizante impidiendo el crecimiento de las raíces. Esto reduce el volumen de enraizamiento efectivo en el sustrato.

Reserva de agua en el sustrato

El volumen de reserva es la cantidad de agua disponible para la planta entre sesiones de riego y por la noche, y puede ser controlado por una estrategia de manejo hídrico. Este volumen depende a su vez del volumen del sustrato de enraizamiento y de las características de liberación de agua del mismo.

El drenaje del sustrato es controlado prácticamente por la altura de la columna; un sustrato con altura superior a 15 cm se drenará demasiado rápido entre sesiones de riego como para proporcionar un tiempo adecuado para que las raíces absorban agua de manera eficiente. Una buena configuración (ancho x alto x largo) para fibra de coco es 15 x 12 x 100 cm y para lana de roca, 20 x 7.5 x 100 cm.

En conclusión, elija el sustrato de la mejor calidad con las dimensiones correctas para asegurar un volumen de enraizamiento, movimiento de agua y capacidad de reserva de agua adecuados. Cuando estos parámetros son correctos es posible desarrollar una estrategia de manejo de agua efectiva que asegure la más alta producción y calidad de frutos.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados