El mani sembrado en surcos mas estrechos produce mayores rendimientos

El maní tiene cultivares de ciclos diferentes (desde 80 hasta más de 150 días), algunos de hábito rastrero (Florunner, Florman), otros erectos (Colorado). Esas características permiten suponer que la forma de sembrar, es decir las distancias entre surcos y entre plantas dentro del surco, no necesariamente debería ser igual para todas las variedades de mani.

En base a ello, y durante las últimas tres campañas, se realizaron experimentos a campo para estudiar el comportamiento de diferentes cultivares de maní sembrados en distintas distancias entre surcos y densidades de plantas en el surco.

Se sembró Colorado Irradiado y Florman INTA en surcos a 70 cm (distancia convencional), 50 cm y 30 cm y entre densidades de  8 y 17 plantas por metro de surco. Las combinaciones de distancia entre surcos y densidad dieron como resultado las siguientes cantidades de plantas por hectárea:

 Distancia entre surcos  Nº  plantas de mani por hectárea
70 cm x 12 cm
50 cm x 12 cm
70 cm x 06 cm
30 cm x 12 cm
50 cm x 06 cm
30 cm x 06 cm
 119.000
167.000
238.000
278.000
333.000
556.000

El manejo del cultivo de mani en cuanto a control de malezas, enfermedades, arrancado y cosecha fue similar a la que comúnmente es el realizado a campo.

Resultados:

La duración del ciclo a floración y su arrancado no varió con los distintos modelos de siembra.

En las siembras más densas (30×6 y 50×6), las plantas de maní fueron de menor tamaño, área foliar y peso seco, con reducido número de ramificaciones. Estos cambios fueron más marcados en el cultivar Florman.

A pesar de tener menor tamaño, las plantas de mani sembrados en altas densidades cubrieron más rápidamente el espacio entre surcos, logrando más del 80% de intercepción al inicio de la etapa de formación de clavos.

A consecuencia de su menor tamaño, las plantas de maní sembradas en altas densidades produjeron pocas frutos y semillas comparadas con aquellas sembradas en bajas densidades.

Contrariamente a lo señalado antes, el rendimiento por hectárea de cajas y semillas fue mayor en las siembras con altas densidades.

La calidad de maní para confitería no varió con los distintos modelos de siembra pero sí, como esperable, en respuesta a las condiciones del año en cuanto a lluvias.

Conclusiones:

Los diseños de siembra utilizados actualmente (70 cm x 8 cm ó 70 cm x 12 cm) no permiten el uso eficiente de los recursos productivos ( suelo, agua, radiación, nutrientes) disponibles para el crecimiento del maní.

La  cobertura anticipada del espacio entre surcos en las siembras más densas, protege el suelo de la acción erosiva de la lluvia, disminuye los escurrimientos superficiales y las pérdidas del suelo.

Las siembras más densas producen mayores rendimientos por hectárea y beneficios económicos, haciendo que el cultivo del mani sea mas rentable.

Es necesario adaptar los dispositivos de las máquinas arrancadoras para trabajar en distancias entre surcos menores de 70 cm.

universidadagricola.com