INFLUENCIA DEL pH DEL AGUA EN LA EFICACIA DE LOS PLAGUICIDAS

Un tema al que no se le presta la debida atención y puede hacer la diferencia en el resultado de la aplicación de plaguicidas es la calidad del agua que usan los agricultores, para hacer las aplicaciones de los Productos Químicos de Uso Agrícola, Abonos Foliares, Reguladores del Crecimiento, etc.

En general, primero debemos preocuparnos que el agua tenga el pH adecuado (acidez – alcalinidad) para diluir el plaguicida; segundo, que no contenga sólidos disueltos como arena, limo, arcilla y restos vegetales (turbidez). Finalmente conocer el contenido de las sales disueltas (Magnesio, Calcio, etc).

Es bastante común atender reclamos de parte de los agricultores a causa de su insatisfacción por algún agroquímico que no haya actuado de acuerdo a lo previsto, y es probable que en la mayoría de las veces se trate de casos en los que el caldo de aplicación ha sido preparado sin corregir el valor de su pH, o se haya preparado con varias horas de anticipación y en ocasiones el día anterior a su aplicación.

En condiciones de sequía y de altas temperaturas, las aguas subterráneas disminuyen concentrándose su alcalinidad y aumentando los niveles de pH. Para aguas provenientes de deshielo, las primeras son las que más alto contenido de sales tienen, también causando un aumento de pH.

Con el agregado de reguladores de pH, como el FITO-ACIDO, se logra brindar al agroquímico un medio ideal en el cual puede mostrar sus condiciones en plenitud, con lo que se obtienen resultados seguros y eficaces de las pulverizaciones.

Debemos entender que el agua de pulverización tiene enemigos ocultos que alteran el funcionamiento normal de los agroquímicos como: el contenido de partículas sólidas del suelo disueltas en el agua, el valor del pH y el contenido de sales disueltas. Estos enemigos empiezan a actuar silenciosamente desde el momento mismo que el agroquímico es agregado al agua del caldo de aplicación.

1. ¿QUE ES Y COMO SE MIDE EL pH?

El pH es la medida de la acidez o la alcalinidad de una solución, en una escala que va de 0 a 14. El valor del pH dependerá de la concentración relativa de protones (iones hidrógenos H+ ) e iones hidroxilo (OH- ) que posee la solución.

En 1909, el químico danés Sorensen definió el potencial hidrógeno como el logaritmo negativo de la concentración molar (más exactamente de la actividad molar) de los iones hidrógeno (H+ ). La palabra pH es la abreviatura de «pondus Hydrogenium». Esto significa literalmente el peso del hidrógeno.

El pH es un factor logarítmico; cuando una solución se vuelve diez veces más ácida, el pH disminuirá en una unidad. Cuando una solución se vuelve cien veces más ácida, el pH disminuirá en dos unidades.

El pH es un indicador del número de iones de hidrógeno contenido en una solución. Tomó forma cuando se descubrió que el agua estaba formada por protones (H+ ) e iones hidroxilo (OH-).

La presencia de mayor cantidad relativa de protones (iones H+ ) dará como resultado una solución ácida y si la concentración de iones hidroxilo (OH- ) es mayor, dará por resultado una reacción alcalina o básica, en conclusión:

  • Una solución con un valor de pH menor a 7 es ácida.
  • El valor del exponente de la concentración es mayor, porque hay más protones en la disolución
  • Una solución con un valor de pH igual a 7 es neutra.
  • Cuando el número de protones iguala al número de iones hidroxilo
  • Una solución con un valor de pH mayor a 7 es alcalina o básica.
  • Cuando el número de iones hidroxilo es mayor.

El término común para referirse al pH es la alcalinidad.

2. ¿CÓMO AFECTA EL pH DEL AGUA AL CALDO DE APLICACIÓN?

El principal problema que tiene los plaguicidas es que sufre degradación por hidrólisis alcalina. Es significa que cuando el ingrediente activo entra en contacto con el agua ocurre una reacción química cuando en una solución alcalina los grupos hidroxilos se combinan con los ingredientes activos del plaguicida perdiendo su poder de acción.

La pérdida del poder de acción del plaguicida será más veloz cuando más alto sea el valor del pH de la solución y más alta sea la temperatura del agua.

Por ejemplo las Cipermetrinas en general como “GALGOTRIN” disuelta en agua con un pH 9 pierde en 2 horas un 55% de su principio activo y a las 24 horas el 90% del mismo.

3. MEDICION DEL pH

Existen varios métodos diferentes para medir el pH

a) Uno de estos métodos es el uso de un trozo de papel indicador de pH. Cuando se introduce el papel en una solución, cambiará de color. Cada color diferente indica un valor de pH diferente. Este método no es muy preciso y no es apropiado para determinar valores de pH exactos. Es por eso que ahora hay tiras de test disponibles, que son capaces de determinar valores más pequeños de pH, tales como 3.5 – 8.5.

b) El valor del pH se puede medir también de forma precisa mediante un potenciómetro, también conocido como pH-metro, un instrumento que mide la diferencia de potencial entre dos electrodos: un electrodo de referencia (generalmente de plata/cloruro de plata) y un electrodo de vidrio que es sensible al ión hidrógeno.

c) También se puede medir de forma aproximada el pH de una disolución empleando indicadores, ácidos o bases débiles que presentan diferente color según el pH.

Generalmente se emplea papel indicador, que se trata de papel impregnado de una mezcla de indicadores cualitativos para la determinación del pH. El papel de litmus o papel tornasol es el indicador mejor conocido. Otros indicadores usuales son la fenolftaleína y el naranja de metilo

En forma práctica se puede tener una idea del valor del pH del agua del agua de aplicación, comparando el color del agua con la tabla de colores que trae impresa las etiquetas de los productos.

4. SALES DISUELTAS

Según la cantidad de sales disueltas en el agua se clasifican en: blandas, media o dura. Estas sales causan por lo general incompatibilidad en el caldo de aplicación.

5. PARTÍCULAS DISUELTAS EN EL AGUA

El agua a usar para la preparar el caldo de aplicación debe estar libre de arcilla, limo, arena, restos vegetales y otros. Se recomienda usar agua limpia, porque los plaguicidas tienen la propiedad de adsorción, por ejemplo: paraquat, cuando usamos agua con partículas disueltas como arcilla, el ingrediente activo se fija en la arcilla y cuando se aplica pierde su efecto herbicida.

universidadagricola.com