Árboles, grandes aliados en temporada de sequía

Los árboles son los mejores amigos de los predios agropecuarios y ganaderos, por lo que aquí le explicamos los pasos que debe tener en cuenta para la siembra de estas especies vegetales en sus tierras.

Priorizar siempre el confort de los animales es una de las tareas actuales que tienen los productores dentro de sus fincas, por esto es importante el establecimiento de sistemas silvopastoriles y la división de potreros. Para esta práctica el uso de los árboles, especialmente los nativos, es una herramienta clave pues ayuda a conservar la humedad de las tierras. (Lea: Estos son los árboles más preciados por los ganaderos)

En tiempos de sequía como los que vienen para estos meses del año en el país, la siembra de árboles es una tarea importante, pues son elementos amigables con el medio ambiente que ayudan al mejoramiento de la producción bovina.

Ganadería Colombiana Sostenible indica que el proceso de sembrado de un árbol es muy importante, pues de esto se deriva un alto porcentaje de éxito en el establecimiento de diferentes arreglos silvopastoriles. Por tal razón, se debe tener en cuenta los siguientes pasos:

1. Selección del espacio

Es importante elegir el sitio según las condiciones de suelo, pues varían constantemente dependiendo de cada región, encontrando suelos áridos, inundable, compactados, entre otros.

Por esta razón, se deben tener en cuenta estas características al igual que el grado de humedad y la adaptación de las especies a estas condiciones, pues de esto dependerá un rápido crecimiento y el establecimiento exitoso.

2. Realizar un orificio

Abrir un hoyo de 30 cm de ancho por 40 de profundidad, siendo este el tamaño adecuado para que la raíz de la plántula pueda extenderse sin ninguna limitación, para que así permita el desarrollo físico de manera óptima. (Lea: 2 acciones para protegerse del cambio climático: dividir potreros y sembrar árboles)

Es importante repicar en la base del hueco para romper capas endurecidas del suelo. Luego se debe quitar la bolsa plástica que recubre el material vegetal, sin maltratar la raíz para luego acomodarlo en posición vertical en el orificio, dejando que el cuello del árbol quede al mismo nivel del suelo.

Después de esto se debe compactar levemente los alrededor de la planta para evitar que, tanto el árbol como el sustrato que lo compone, queden sueltos.

Recomendaciones

En suelos agrícolas con altos niveles de acidez es recomendable realizar una dosificación controlada de cal dolomita en proporción de 80 a 120 gramos en la base del orificio, con el fin de nivelar el pH del suelo.

En tierras con deficiencia de fósforo se pueden hacer aplicaciones de roca fosfórica entre 50 a 100 gramos de pendiendo del resultado del análisis de suelos.

Adicionalmente, se recomienda una aplicación como mínimo de un kilo de fertilizante orgánico compostado.

Durante las épocas de fuerte verano se producen sequías intensas que impactan directamente el suelo, por ende el normal desarrollo del material vegetal. Por lo tanto, se deben hacer actividades de riego como apoyo, aplicando directamente un litro de agua en el suelo donde se encuentra la planta. Esto con el fin de reducir los niveles de estrés hídrico y posterior marchitamiento de la planta.

Si el productor desea emplear hidroretenedor para mantener la humedad del suelo en la planta sembrada, se debe mezclar entre 2 y 5 gramos del producto en un litro de agua, dependiendo de la presencia de lluvias en la zona. Luego se deposita la mezcla en cada hoyo a sembrar antes de acomodar el árbol.

Finalmente, es importante que se realicen labores de plateo haciendo un corte manual o mecánico sobre un diámetro de 50 cm a un metro alrededor del árbol para evitar la competencia con arvenses asociados al tipo de suelo. (Lea: Siembre sus árboles siguiendo estos 6 pasos)

universidadagricola.com