El top 5 de financiamientos disponibles para el campo mexicano

México posee una línea de financiamiento y crédito reconocida mundialmente que brinda oportunidades para toda la sociedad. En dicho sentido, el campo es un sector que también cuenta con diversas oportunidades de financiamiento.


Sin embargo, y a pesar del perceptible desarrollo de la producción agrícola en los últimos años -donde las tasas de crecimiento interanual oscilan a partir del 13% de crecimiento productivo-, puede ser un poco tedioso para los productores acceder a recursos financieros y crediticios con el fin de promover e incrementar la rentabilidad.


La gran demanda de financiamiento, en relación con la poca oferta y, en ocasiones, las restrictivas condiciones para su adquisición, representa una batalla campal para el productor el plantearse la posibilidad de acceder a dicho bien.


En esta ocasión, presentamos el top 5 de financiamientos disponibles para el campo mexicano, los cuales representan excelentes oportunidades financieras para el desarrollo agrícola.




El sector agrícola y pecuario de México es el más dinámico de la economía, afirmó el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SARGARPA) (Martínez, 2016, pág. 5).



La economía de México está regida bajo el principio de libre mercado. En dicho sentido, es -junto con EEUU y Brasil- el principal nicho de mercado para las exportaciones de productos agrícolas. Tal es así que representa la 1a economía Hispanoamericana y la 2da en América Latina.


La pauta para entender la importancia de la economía agrícola en el país es el incremento subsecuente desde el 2003 hasta la actualidad de la producción de alimentos.


Una nota reciente en El Economista se destaca la importancia del campo como sector estratégico para la economía nacional, pues su crecimiento está tasado por encima de la media nacional de crecimiento económico. En dicho sentido se destaca la importancia para la creación de sistemas, organismos, proyectos y programas de financiamiento agrícola para apoyar las pequeñas y medianas empresas agropecuarias en México. (Martínez, 2016)


En dicho sentido, la economía agrícola presente un potencial nicho de mercado a explotar que apoyar desarrollo económico al país. Tal es así que, para el año presente, la administración gubernamental destacó la importancia del sector agrícola para el desarrollo potencial humano del país, donde el Producto Interno Bruto (PIB) agroalimentario representa el 8,1 del PIB nacional, percibiendo un aporte promedio actual valorado en 93.000.000.000 de pesos mexicanos.


Igualmente se estimó durante el 2016 que México tuvo una tasa media de crecimiento anual de por lo menos 5,8% más en relación al año anterior. De igual forma, el país ocupa el sexto lugar en el mundo con mayor superficie de riego tecnificado para la agricultura de conservación.


Los campos mexicanos son una rica fuente de producción agrícola que se percibe anualmente en el PIB del país. Así, el pequeño productor, desempeña un papel determinante en el campo mexicano.


De acuerdo con distintos organismos multinacionales -FAO, Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), BM- e investigadores del sector, la pequeña agricultura tiene una enorme importancia en la economía agropecuaria de los países. Es especialmente importante en México: de los cuatro millones 69 mil 938 UP con actividad agropecuaria o forestal, 67.8% son menores o iguales a cinco hectáreas.


De esta manera, el pequeño productor ha ido incrementando su índice de representatividad para el sector económico. A pesar de sus condiciones para producir, la falta de apoyo económico, maquinaria y bienes, durante el 2016, el porcentaje de pequeños productores que poseen entre 0-5 hectáreas representó alrededor del 40% de la agricultura industrial en el país.


 Durante el 2016, los pequeños productores representaron casi la mitad del total de la producción industrial


Así, los pequeños productores son mayoría en la producción de maíz y frijol, principales cultivos en nuestra dieta; los encontramos prácticamente en todo el país, en los distintos climas, en condiciones orográficas contrastantes y con sistemas de producción muy diversos.


Entre los principales sectores agrícolas más explotados y en crecimiento, para la industria nacional se encuentran: cultivo de maíz, frijol, aguacate, café orgánico, zarzamora, cebolla y alfalfa. Estos nichos son los principales competidores en el mercado agrícola internacional.


Las acotaciones previas parecieran dar cuenta del desarrollo agrícola del país. Sin embargo, la obtención de nuevos bienes y sistemas de financiamiento para la consecución de la inversión agrícola ha sido inversamente proporcional al desarrollo de nuevos proyectos y programas de financiamiento agrícola para los productores.


Para los productores agropecuarios uno de los principales problemas es el financiamiento. Por encima de los costos nominales y reales del capital. Es decir, las tasas de interés y la disponibilidad de crédito, los costos más importantes son los costos de transacción tales como: disponibilidad de sucursales, tiempos del productor para realizar trámites, identificación, conservación y disposición de colaterales; estas limitantes han persistido a lo largo del tiempo.


La reducción del crédito en el campo mexicano puede ser explicada por el alto riesgo que presentan las operaciones crediticias en el medio rural y el alto costo de las transacciones. Todo ello, junto con la desinformación, la crisis financiera, la edad superior a los 50 de los productores que solicitan el préstamo y las pocas garantías de pago han provocado hacen -para el sector agrícola- la utilización de medidas más rigurosas durante la evaluación, para otorgar financiamiento.


El financiamiento es un programa que otorga un presupuesto determinado destinado exclusivamente a la inversión económica. Es decir, tiene por objetivo reinvertir dicho presupuesto en un bien con valor a futuro.


«Abastecimiento y uso eficiente del dinero en líneas de crédito y fondos de cualquier clase que se emplean en la realización de cualquier proyecto o en el funcionamiento de una empresa» (Ménchaca, 2016, p 10)

Así, un claro ejemplo de financiamientos es: educación, capacitación, compra de tecnología para la producción y cultivo. Por su parte, los programas de créditos, son sistemas que otorgar un presupuesto determinado al cliente para su utilización a juicio propio. Es decir, es un presupuesto otorgado sin exclusividad de uso.


«Es un medio por el cual se obtiene dinero de una determinada entidad financiera, para pagar en determinada fecha con un interés». (Meraz, 2016)

Por su parte, el financiamiento -a diferencia del crédito- requiere un sistema más formal para su otorgamiento, en tanto representan cifras presupuestarias mucho más elevados. Por tanto, se utiliza sistemas de garantes el reembolso.


Sin embargo, pese a las dificultades y reducciones de disposiciones financieras para el desarrollo productivo, te presentamos el top diez (10) de financiamientos actualmente disponibles para el campo mexicano


El programa que ocupa el primer lugar en el top 10 de financiamientos actualmente disponible para el campo mexicano es SAGARPA.


SAGARPA es una instituciones gubernamentales que tienen por finalidad ofrecer al sector agrícola proyectos de financiamiento para el desarrollo agropecuario. En dicho sentido, la Secretaria de Agricultura ofrece apoyos de garantía líquida, para aquellos proyectos que lo requieran, como podrían ser una empacadora, una comercializadora, o bien megaproyectos productivos generadores de empleo.


Tienen gran cantidad convocatorias, de entre las que nos encontramos algunas como:


Energías Renovables (del Programa de Fomento a la Agricultura): Este programa otorga incentivos financieros que permitan adquirir infraestructura para el aprovechamiento de energías renovables


Capitalización productiva agrícola: Busca aumentar la capacidad productiva de las empresas agrícolas con infraestructura, maquinaria, equipamiento y paquetes tecnológicos que permitan tener un buen manejo de la producción, así como la conservación y transformación de productos agrícolas. Puedes utilizarlo para adquirir material vegetativo, equipamiento y maquinaria, e infraestructura. Si quieres adquirir un invernadero, un túnel o algún tipo de malla, esta es para ti.


Puedes consultar todos los programas de SAGARPA aquí


 Si deseas adquirir infraestructura para agricultura protegida, revisa el Programa de Capitalización Productiva de SAGARPA


El programa que ocupa la segunda posición de la lista es FIRA.


FIRA (Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura) es un servicio gubernamental de financiamiento que tiene por objetivo impulsar las actividades agrícolas, ganaderas, de pesca, forestales, artesanías, ecoturismo, agroindustria y comercio, otorgando créditos a través de los bancos, cooperativas, intermediarios financieros y parafinancieras.

Entre sus principales programas se encuentran:


– Crédito FIRA: para financiar a empresas del sector agropecuario, forestal, pesquero y rural. Son de varios tipos, dependiendo del concepto para el que serán destinados


 Apoyos para el fomento: con el fin de convertir a las empresas en sujetos de crédito para su fortalecimiento y articulación en los mercados


 Programa de eficiencia energética de FIRA: para apoyar a empresas del sector en la realización de inversiones que generen ahorro de energía


Puedes consultar todos sus programas en su sitio web

El programa financiero que ocupa la tercera posición del top 10 de financiamientos disponibles para el campo mexicano es FIRCO.


Su apelativo deviene de Fidecomiso de Riesgo Compartido. Se trata de una entidad estatal creada para la secretaria de agricultura, ganadería, desarrollo rural, pesca y alimentación, con la intención de fomentar agronegocios.


En este caso, se trata de generar apoyos mediante aportaciones de capital de riesgo y/o garantías para fortalecer los proyectos productivos. Esta institución ha venido apoyando al sector de los invernaderos que requieren de grandes capitales para iniciar sus operaciones (GOB.MX, 2016).


Los objetivos de este programa son:


– Otorgar apoyos temporales de riesgo compartido


– Participar en la inserción de productores agropecuarios a las cadenas productivas.


– Fomento a los agronegocios.


– Fomentar el desarrollo rural por microcuencas


– Impulso de la energía renovable.


Para más información, accede al sitio oficial: FIRCO


 Muchos programas de financiamiento están orientados a la adquisición de maquinaria y equipo que permita incrementar la producción


El programa que ocupa la cuarta posición del top 10 de financiamientos disponibles para el campo mexicano es FOCIR.


FOCIR (Fondo de Capitalización e Inversión Rural) es un fondo de fomento que busca la capitalización de los sectores rural y agroindustrial, a través del financiamiento de proyectos productivos a mediano y largo plazo utilizando, principalmente, instrumentos de capital de riesgo.


Objetivos:


– Fomentar la inversión de largo plazo en empresas agroindustriales.


– Generar sinergias con todos los actores relevantes en la industria del capital para potenciar el crecimiento y fortalecimiento del sector.


– Favorecer los procesos de profesionalización e institucionalización de las empresas en las que somos inversionistas, a través de asistencia técnica en materia de gobierno corporativo.


– Fomentar la cultura del capital privado, mediante acciones de capacitación que promueven el desarrollo de operadores y administradores de fondos de capital, en especial para el sector rural y la agroindustria (GOB.MX, 2016).


– Participar directamente con inversionistas y empresas en los procesos de análisis, evaluación e inversión en proyectos de impacto regional.


Entre sus programas nos encontramos:


– Aportación de recursos: FOCIR actúa como inversionista para impulsar proyectos que favorezcan el desarrollo del sector.


 Apoyos reembolsables: Apoyos a proyectos para contribuir al desarrollo del sector, como lo son estudios e investigaciones, certificaciones, capacitaciones, entre otros conceptos.


– Asociaciones público-privadas: apoyar el desarrollo de proyectos con Asociaciones Público Privadas en el sector rural y agroindustrial, como por ejemplo: proyectos de infraestructura o de instalaciones.


La Banca Privada ocupa la quinta posición del top 10 de financiamientos disponibles para el campo mexicano.


Sociedades financieras de Objeto limitado como Banorte, Banco del Bajío y Bancomer son los principales organismos bancarios de la empresa privada que otorgan financiamientos para el sector agrícola. Ofrecen una gama de opciones financieras para todo tipo de productor. Entre las principales ofertas financieras de créditos se encuentran:


Refaccionario: el financiamiento se dirige a compra, rehabilitación, mejoramiento, ampliación o arrendamiento de activos fijos y maquinaria.


Avío: se financian los costos de operación y el capital de trabajo, así como mano de obra, compra de materias primas y gastos directos.


Prendario: Bancomer ofrece financiamiento agrícola sobre un porcentaje del valor de las mercancías depositadas en almacenes generales de depósito.


Líquido: Consiste en la apertura de una línea de crédito revolvente con un plazo hasta de 12 meses, para disponer de recursos de manera inmediata de manera electrónica.


 Algunos programas tienen la única finalidad de fomentar la adquisición de equipos que permitan aprovechar energías renovables


Actualmente el acceso a servicios financieros por parte del sector agropecuario es altamente inequitativo comparado con otros sectores. Tal es así que los obstáculos de intermediación financiera a vencer son principalmente:


– La baja densidad de población sujeta de crédito y el tamaño reducido de los préstamos medios.


– La población rural que no cuenta con las formas tradicionales de garantía exigidas por los bancos comerciales.


– Las comunicaciones deficientes y la falta de integración en otros mercados que dan lugar a una enorme fragmentación, creando barreras para la información y limitando la diversificación de los riesgos (Fernández, 2016).


Para concluir, la situación actual sobre el otorgamiento de financiamientos disponibles para pequeños productores representa una medida equívoca para el desarrollo agrícola. Pues, la desaceleración económica generada por la falta de recursos financieros impide el rápido desarrollo agrícola.


Por lo que es necesario prestar atención a los riesgos económicos que preceden de una posible desaceleración del PIB en el país. Esto como consecuencia de la reducción de la rentabilidad agrícola provocada por la falta de recursos, medios y tecnologías requeridas para el desarrollo rentable, creciente y sostenible.


Así, es importante recordar a las autoridades competentes que el aumento de la tasa de financiamientos para el sector agrícola, resulta proporcionalmente beneficioso para el desarrollo de la economía agrícola nacional.


Esto último, encuentra su sustento en el aumento interanual del desarrollo económico presente desde hace una década hasta la actualidad, y, en el incremento del PIB para finales del año 2016.


En consecuencia el sector agrícola del país es un nicho de mercado en ascenso que tasa su incremento anual para el desarrollo económico de México. Por ello, es muy importante ofrecer oportunidades para el desarrollo agropecuario del campo mexicano. Si bien es cierto que el estado se ha esforzado para su desarrollo, generando un incremento considerable; es importante mantener tal índice de oportunidades para el productor. En dicho sentido, es necesario incrementar las facilidades y mecanismos de financiamiento para el subsecuente desarrollo de la economía agrícola mexicana.


Como empresario agrícola, es preciso conocer las alternativas de financiamiento que tenemos disponible para invertir en el crecimiento de nuestra empresa. El catálogo de conceptos es amplio, como habrás notado, y nos permite acceder a capital para adquirir desde insumos y equipo, maquinaria y tecnología, e incluso infraestructura productiva.


En pocas palabras, puedes utilizarlo para adquirir un tractor, un invernadero y, ¿por qué no? un Software para agilizar tus operaciones.


ERP Agrícola es un software que busca otorgar al agricultor el control integral de toda la operación de la empresa agrícola: desde el área de producción hasta las operaciones de oficina, abarcando las Compras y Ventas, Contabilidad, el cálculo y pago de Nómina y la Facturación Electrónica.


¿Te gustaría conocer más? Mira nuestros beneficios aquí


Para más información, déjanos tus datos haciendo clic en la siguiente imagen. Un Consultor se pondrá en contacto contigo.


Fernández, J. (23 de 12 de 2016). Evolución y situación actual del Financiamiento en el campo. Obtenido de Oleginosas: http://www.oleaginosas.org/art_300.shtml


GOB.MX. (23 de 12 de 2016). GOB.MX. Obtenido de FIRA: https://www.gob.mx/fira/que-hacemos


Martínez, P. (12 de 10 de 2016). Sector agropecuario y pesquero tiene mayor valor que hace seis años. Obtenido de EL ECONOMISTA: http://eleconomista.com.mx/industrias/2016/10/12/sector-agropecuario-pesquero-tiene-mayor-valor-que-hace-seis-anos


Ménchaca, V. (23 de 12 de 2016). Propuestas de financiamiento para el campo mexicano. Obtenido de Hortalizas: http://www.hortalizas.com/poscosecha-y-mercados/tratados-exportacion/propuestas-de-financiamiento-para-el-campo-mexicano/


Meraz, R. (22 de 08 de 2016). Oportunidades de financiamiento a más productores agropecuarios (I). Obtenido de EL ECONOMISTA: http://eleconomista.com.mx/columnas/agro-negocios/2016/08/22/oportunidades-financiamiento-mas-productores-agropecuarios-i

.

universidadagricola.com