Precauciones al realizar sus propias mezclas para tomate de invernadero

Para la mayoria de los productores de hortalizas, el uso de un fertilizante premezclado comercializado por una compañia con buena reputacion es la mejor decision. De esa manera saben que esa mezcla es confiable y no se arriesgan a cometer errores al pesar ellos mismos los ingredientes.

Esto ocurre en especial con los productores nuevos que carecen de la experiencia o de la habilidad para mezclar cuidadosamente los distintos elementos de fertilizacion para obtener la mezcla perfecta. Por tal motivo y para no errar, es preferible comprar una mezcla comercial preparada especialmente para tomates de invernadero hidroponicos.

Lo que si recomiendo es que no compren un fertilizante de proposito general 20-20-20 para tomates. Aunque esos fertilizantes sirven para plantas de propagacion y para muchas ornamentales, este grado de fertilizante no es adecuado para tomates. Si desean mezclar sus propios fertilizantes, hay muchos factores que deben tener en cuenta para evitar desastres. Uno de esos factores es el limite de solubilidad.

Limite de solubilidad

Dicho de manera sencilla, existen limites en cuanto a la cantidad de fertilizante que se puede disolver en el agua — los llamados Limites de Solubilidad. Es importante disolver por completo el fertilizante en el agua, ya que de otra forma, se sedimentara en el tanque de mezcla y las plantas no obtendran la dosis completa de elementos fertilizantes.

En el cuadro adjunto se muestran los limites de solubilidad de algunos fertilizantes comunmente utilizados en invernadero. Las cifras se expresan en en kilogramos de fertilizante por 100 litros de agua fria.

table

Si añaden mas de esa cantidad de fertilizante a ese volumen de agua fria, parte del fertilizante no se disolvera y se sedimentara en el fondo del tanque donde no podra ser aprovechado. Si encuentran dificil disolver por completo todo el fertilizante, hay un par de “trucos” para realizar el trabajo. Por ejemplo, la solucion puede ser mezclada con una mezcladora mecanica (o manual para operaciones a pequeña escala); tambien se puede utilizar una bomba circulante para recircular la solucion hasta que se disuelva; o se puede utilizar agua caliente (82°C) para integrar el fertilizante a la solucion.

Como mezclar sus propios fertilizantes

En el cuadro hay varios aspectos que debemos considerar. En primer lugar, el cuadro muestra la mayoria de los ingredientes que se pueden utilizar para mezclar sus propios fertilizantes; sin embargo, no se deben utilizar todos los ingredientes al mismo tiempo. La lista incluye varias fuentes posibles de nitrogeno, potasio y otros elementos.

Es necesario calcular las partes por millon (ppm) de cada fertilizante para que el total de cada elemento vaya de acuerdo con la cantidad que desean aplicar.

El sulfato de magnesio es igual que la sal de Epsom. Es el nombre quimico para la molecula, mientras que “sal de Epsom” es el nombre utilizado comunmente.

Aun cuando estos fertilizantes se disuelven bastante bien en agua fria, hay algunos que son menos solubles. Es preciso prestar atencion especial a este tipo de fertilizantes. El sulfato de potasio (o sulfato potasico) es un buen ejemplo. Aunque es una buena fuente de potasio, no es posible disolver mas de 10 kilos en 100 litros de agua fria; lo cual es equivalente a solo 100 gramos por litro.

Siempre y cuando no se exceda esta cantidad, o se utilice alguno de los metodos mencionados para disolver los fertilizantes (mezclarlos con agua caliente), no habra ningun problema.

En cuanto a los micronutrientes, no hay cabida para el error. Por ejemplo, el boro (B) se mezcla para obtener 1 ppm, lo cual es una cantidad minima. Cometer un error de medicion en este caso, incluso de decimas, puede ser toxico para sus plantas.

Recuerden — en caso de duda — es preferible seguir cultivando tomates de invernadero con un fertilizante comercial premezclado.

universidadagricola.com